Libro: Aprender a meditar de David Fontana


En nuestra vida cotidiana las ideas y las emociones son inseparables. Tenemos pensamientos, recuerdos o planes que nos provocan sensaciones de desasosiego, de miedo, de ansiedad. Cuando conseguimos calmar la mente se calman las emociones.

Para David Fontana, autor de aprender a meditar, el meditador es capaz de aprender a observar los pensamientos objetivamente. Esto significa que puede reconocerlos, sin perderse ni identificarse con estos pensamientos, practicando el desapego. Este ejercicio ayuda a que el hábito de evocar emociones disminuya.

Aprender a meditar es un libro sobre técnicas de meditación, y ante todo es un libro sumamente práctico que va guiando al meditador amateur por lo que el autor denomina “La senda sin fin” o el aprendizaje de la meditación.

Este aprendizaje parte de la importancia de no tener objetivos o metas a la hora de comenzar el viaje de la meditación. Ya que al imaginar dónde nos va a llevar esta práctica creamos conceptos fijos sobre ello, que empañan la experiencia real.

Cuando conseguimos calmar la mente se calman las emociones

Es positivo que nuestras expectativas nos impulsen a meditar, pero al comenzar debemos dejarlas a un lado y sumirnos en la meditación como una completa experiencia en sí misma.

La meditación sienta las bases para llevar una existencia plena en todos sus aspectos; psicológico, físico y espiritual. Y, sobre todo, que con la meditación aprenderemos más sobre nosotros mismos y sobre la percepción que tienen los demás de nosotros.

Con la meditación aprenderemos más sobre nosotros mismos y sobre la percepción que tienen los demás de nosotros”.

El libro nos acerca a las diferentes culturas y nos demuestra que la meditación siempre ha estado presente en todas, con nombres distintos y con acercamientos diversos pero siempre con un objetivo común, el autoconocimiento.

El autor insiste en que no hay una manera mejor que otra para meditar, que cada uno debe acercarse a esta práctica de la forma que le resulte más eficaz, más agradable.

“Cualquier persona puede meditar, sólo hay que tener paciencia y comenzar”

Por último, nos aconseja con gran humildad que ningún libro de meditación puede pretender decir todo sobre la misma. Que es la práctica personal, el método más profundo para explorar la mente y que cualquier persona puede meditar, sólo hay que tener paciencia y comenzar.

Con las clases de The Matwork, de Yoga y Meditación combinadas, podrás acceder en tu lugar de trabajo a una práctica que con constancia se puede convertir en un hábito beneficioso para tu salud y puede ayudarte a convertirte en un profesional más eficiente y feliz.