Beneficios del Yoga para embarazadas


Las embarazadas tienen pocas oportunidades de moverse y estirar de manera correcta. El periodo de la gestación suele ser una época sedentaria por la dificultad que implica acceder al deporte en ese estado, a pesar de que los médicos recomiendan actividad física moderada para la salud del feto y de la madre.

¿Qué beneficios tiene el yoga durante el embarazo?

El Yoga en general y el Yoga para embarazadas es particular, es una disciplina que estimula el estiramiento, invita a la paz mental y a la respiración consciente. El yoga prenatal, si se practica guiado por profesionales titulados es seguro y puede tener muchos beneficios para las mujeres embarazadas y sus bebés.

Beneficios:

  • Mejorar el sueño.
  • Reducir el estrés y la ansiedad.
  • Aumentar la fuerza, la flexibilidad y la resistencia de los músculos necesarios para el parto.
  • Disminuye el dolor de espalda baja, náuseas, síntomas del síndrome del túnel carpiano, dolores de cabeza y falta de aire.
  • Según la prestigiosa Clínica Mayo, el yoga prenatal es práctica que complementa la preparación al parto.

¿Cómo es una clase de Yoga para embarazadas?

En The Matwork ofrecemos Yoga para embarazadas en el entorno de la oficina. El estilo es Hatha Yoga adaptado para embarazadas y las clases están impartidas por un instructor titulado. Están diseñadas para embarazadas en los 3 trimestres, aunque es imprescindible que el médico autorice a la embarazada la práctica del Yoga.

Para conseguir un trato lo más personalizado posible, el número máximo de embarazadas por clase es de 10.

¿Qué trabajamos en esas clases de Yoga para embarazadas en empresa?

Respiración. Se le alentará a centrarse en la respiración hacia dentro y hacia fuera lentamente y profundamente a través de la nariz. Las técnicas de respiración prenatal del yoga pueden ayudarle a reducir o manejar la falta de aire durante el embarazo y trabajar a través de contracciones durante el trabajo de parto.

Estiramientos suaves. Se le animará a mover diferentes áreas de su cuerpo para estirarlas siendo conscientes de los distintos movimientos.

Posturas de Yoga. Mientras está de pie, sentada o tumbada la esterilla, las embarazadas tendrán la oportunidad de mover su cuerpo en diferentes posiciones destinadas a desarrollar su fuerza, flexibilidad y equilibrio.

Relax. Al final de cada clase de yoga prenatal, se pasa por unos minutos de relajación. A la embarazada se la invita a tomar consciencia de su respiración y tener un momento para conectar con sus sensaciones. Con esto se logra un estado beneficioso para el feto y la madre, de autoconciencia y calma interior.