Gana claridad mental practicando Yoga en tu trabajo


La práctica del Yoga en la empresa es un hábito que puede ayudar a mejorar las habilidades profesionales, fomentando la atención, trabajando la conciencia y la percepción que tenemos de nosotros mismos, de los demás y del mundo. Pero, ¿cómo una disciplina como el Yoga puede ayudarnos a encontrar esa capacidad de mejora?

La práctica del Hatha Yoga cultiva la atención a las partes del cuerpo y a la respiración. En las clases de Yoga en la oficina que ofrecemos en The Matwork, adaptamos esta disciplina a la vida laboral y de esta manera los empleados pueden beneficiarse de todas sus ventajas.

Una de ellas es el trabajo de atención, que nos enseña a ser conscientes de la respiración y el cuerpo en el Yoga, y en nuestra vida profesional y personal nos enseña a comprometernos con lo que estamos haciendo.

“Estar enfocado es concentrarse en un objetivo sin que exista nada más en el Universo en ese momento”

Raimon Samsó (Supercoaching: Para cambiar de vida)

El Yoga nos muestra que es importante enfocar tu mente a una cosa sola y comprometerte al 100% con esa área concreta: si es el trabajo, volcarte en él con todos tus sentidos mientras estés trabajando, cuando estés con tu familia y amigos entregarte a ellos al 100% y poder de esta manera ser más eficaz y también disfrutar más.

Este compromiso de ser más consciente, es algo que se va adquiriendo de manera orgánica cuando practicas Yoga. Al hacerlo en el lugar de trabajo y tener la posibilidad de practicar Yoga en tu oficina, queda todavía más patente que este beneficio se puede trasladar a la vida profesional. El estado paz y de recarga de energía en el que nos encontramos después de una clase de Yoga, nos permite ver con más claridad y objetividad inconvenientes que en otro estado emocional serían un obstáculo.

Cómo afirma en el libro The obstacle is the way: The ancient art of turning adversity into advantage, Ryan Holiday, nos encontraremos con muchos obstáculos en nuestra vida, justos e injustos y descubriremos una y otra vez, que lo que más importa de esos obstáculos es cómo los vemos, nuestra precepción y cómo reaccionamos a ellos.

Esto puede ser difícil de asumir, pero es cierto, las cosas que nos pasan son neutras, y dependen de la interpretación que les damos.  El Yoga a nivel profesional nos aporta la claridad mental que necesitamos en situaciones adversas de estrés y decisiones difíciles. Nos mantiene atentos para no reaccionar impulsivamente y perder nuestra perspectiva.

Cuando percepciones negativas, que realmente no construyen un buen ambiente laboral o no conducen a la resolución eficaz de un problema, nos invaden, es cuando más necesitamos herramientas, como el Yoga, que nos otorguen la calma para desplegar nuestro potencial.