LOS EFECTOS DE LA POSTURA DE SAVASANA EN LA REDUCCIÓN DEL ESTRÉS LABORAL


La postura de Savasana es la postura de relax más importante del Yoga. En casi todos los estilos de Yoga se realiza al comienzo y final de la clase, y en algunos estilos, como el Hatha, se realizan pequeños relax entre posturas y entre ellos se puede incluir Savasana.

Savasana se coloca con el cuerpo acostado sobre la esterilla, boca arriba. Las piernas se separan al ancho de las caderas, y los pies los dejamos sueltos, cada uno hacia su lado. Los brazos se colocan separados de los costados y las palmas de las manos orientadas hacia el techo, permitiendo que los hombros desciendan en el suelo y se abra el espacio del pecho para que fluya la respiración. En Savasana apoyamos la parte de atrás de la cabeza en la esterilla, de manera que notemos el cuello cómodo y soltamos la musculatura del rostro. Podemos cerrar los ojos.

 

Una vez que tenemos colocada la postura de Savasana, llevamos la atención a la respiración, podemos ir saltando de la respiración a notar nuestro cuerpo. El objetivo es observar lo que está sucediéndonos, dejando que ocurra.

 

FUNCIONES Y BENEFICIOS DE SAVASANA
  • Relajar. A medida que nuestro cuerpo se relaja en la esterilla y profundizamos en la sensación de quietud y observación de la postura, la serenidad del cuerpo va llegando a los pensamientos.
  • Estar presentes. Normalmente llegamos al primer Savasana de la sesión bastante agitados, de pensamiento y físicamente. Savasana nos obliga a parar, a llevar a la atención a lo que está sucediendo en ese preciso instante y poco a poco, en Savasana se va disolviendo esa agitación mental.
  • Consciencia del cuerpo y de la respiración. En este estado de atención plena que es Savasana descubrimos la capacidad que tenemos de autorelajarnos, de encontrar la calma en nosotros mismos. Nos hacemos conscientes de que podemos trasladar esta sensación que se nos revela en Savasana a otros momentos del día en los que no estamos en una clase de Yoga. Por ejemplo en el trabajo, ante una situación estresante. 
  • Autoconocimiento. En la postura de Savasana se nos invita a observar, a abandonarnos y a dejar que suceda lo que tenga que pasar, sin juzgarnos. Por ejemplo si nos distraemos con cualquier pensamiento, lo dejamos pasar. Esta capacidad que entrenamos en Savasana, nos ayuda a identificar qué pensamientos son recurrentes en nosotros, qué ideas acuden a nuestra mente. Por lo que nos ayuda a conocer mejor nuestras preocupaciones y nuestros deseos.
QUÉ NO ES SAVASANA
  • Dormir. Esta postura de relax tiene un “peligro tremendo” ya que nos da sueño, pero el objetivo de Savasana no es echarnos una siesta, sino mantener la consciencia presente, en el cuerpo y en la respiración. Savasana no es una huida de la realidad, es una calma con consciencia.
  • Dejar la mente en blanco. Para empezar esto es imposible, nuestra mente siempre está saltando de un pensamiento a otro. Lo que practicamos en Savasana es la observación de esas ideas que se suceden o bien observándolas, sin juicio alguno. O dirigiendo con nuestra voluntad la atención a la respiración o al cuerpo.

 

Está científicamente demostrado que la práctica recurrente de Savasana ayuda a combatir los efectos nocivos del estrés, además es una postura que está a nuestro alcance, sólo necesitamos poner en práctica nuestra capacidad de observación.