SI EMPIEZO HOY A HACER YOGA HOY, ¿QUÉ VOY A NOTAR DE AQUÍ A UN MES?


Seguramente te estés planteando algunos propósitos para el año que comienza. Si uno de ellos es hacer Yoga, puedes que pienses que se necesitan muchos años y muchas horas de práctica para realmente sentir que has progresado.

Pero una de las características más sorprendentes del Yoga es que sus beneficios son tan absolutamente notables que los sentirás desde el primer día de práctica.

Sin embargo, si te comprometes con el Yoga y eres constante, gracias a una práctica consistente y periódica, estos son los cambios que vas a notar en ti.

  1. Mejora de la postura.

La naturaleza misma del Yoga le enseña al practicante cómo sostener y controlar el cuerpo en una posición más saludable. A través de la práctica constante, tu postura mejorará, tendrás menos dolores de espalda y una mayor autoconfianza, al proyectar una imagen más segura.

 

Hacer yoga te dará una mayor conciencia de tu propio cuerpo. En Hatha Yoga concretamente, damos mucha importancia a la postura, y será recurrente durante las clases, que el profesor indique hacer ajustes sutiles para mejorar tu alineación. Con el tiempo, esto aumentará su nivel de comodidad en su propio cuerpo.

 

  1. Reducción de estrés.

La concentración requerida durante la práctica de Yoga invita a enfocar tu atención en la postura y la respiración, llevando tu mente a un lugar consciente y presente, en dónde las preocupaciones o no entran, o son más manejables. Reduciendo de esta manera el énfasis que puedes haber puesto en las situaciones estresantes de tu vida.

 

  1. Tonificación muscular.

Hacer Yoga mejora tu cuerpo en términos de definición muscular: los brazos, las piernas y el abdomen adquieren tono y se vuelven más fuertes.

En Hatha Yoga, al trabajarse con el propio peso del cuerpo y de manera pausada, vamos ganando poco a poco masa muscular

 

  1. Mucho mejor humor.

La práctica del Yoga equilibra la energía y pone las cosas en el lugar correcto. Ganamos claridad mental, nos “rayamos” por menos cosas, o lo que es lo mismo, los pequeños problemas ya no nos importan tanto. El Yoga nos ayuda a relativizar, nos da una perspectiva positiva de la vida.

 

  1. Menos insomnio.

Es una de las ventajas que las personas que practican Yoga más destacan. Los días que se practica Yoga dormimos mejor. Gracias a la liberación de endorfinas (hormonas que contrarrestan la ansiedad) al hacer ejercicio y gracias a la conciencia en la respiración que practicamos en Yoga, y que a medida que avanza la clase es más y más inmersiva, conciliamos el sueño más rápido y este es más profundo.

 

  1. Flexibilidad

Es notable cómo el Yoga mejora nuestra flexibilidad. Sucede de una manera muy natural, con comodidad y sin sufrimiento de ningún tipo, debido al bajo impacto del Yoga y al aspecto controlado de los movimientos, además existe un riesgo muy bajo de lesiones durante la práctica del Yoga, en comparación con otras formas de ejercicio.

El yoga reduce la compresión espinal y ayuda a la alineación general del cuerpo para reducir el dolor de espalda

 

  1. Conciencia de la respiración.

La práctica del Yoga combina la atención a la respiración con la consciencia de los movimientos del cuerpo.

A medida que practicamos más Yoga, entrenamos nuestra capacidad de focalizarnos en la respiración para encontrar un lugar de calma y serenidad en ella.

  1. Satisfacción de encontrar un momento para ti.

Para la mayoría de la gente que hace Yoga, su momento de práctica semanal se acaba convirtiendo en un refugio personal de autocuidado, ya que invita a parar el ritmo agobiante del día a día y permite desconectar de las obligaciones.

Mejorará tu autoestima dedicar tiempo para ti, aunque sea sólo una hora a la semana. Es altamente satisfactorio permitirnos un instante para nosotros mismos y que de esa manera recarguemos energía y nos demos un regalo de bienestar.